Aprendizaje centrado en Objetos

La gente hace cosas. Desde bolsitas de té hasta telescopios, desde mapas hasta obras maestras, desde iPods hasta altares, personas a lo largo de la historia y de todas las culturas diseñan y fabrican objetos. Los objetos pueden ser prácticos o decorativos, simples o complejos. Se pueden fabricar a mano, fabricados por máquina, en un minuto o de generación en generación. Los objetos son hechos por personas particulares para propósitos particulares, aunque su uso a menudo se extiende más allá de las intenciones originales de sus creadores. Incluso los objetos más simples reflejan los contextos sociales y físicos en los que fueron creados, así como los contextos en los que continúan siendo utilizados y apreciados. Examinar de cerca los objetos cotidianos despierta la curiosidad de los estudiantes y conduce a un pensamiento cada vez más complejo.

¿Por qué enseñar a pensar a través de los objetos?

La razón clave para enseñar el pensamiento a través de los objetos, radica en: los objetos naturalmente invitan al pensamiento de alto nivel y proporcionan un contexto auténtico para cultivarlo. Los objetos concretos también son atractivos y accesibles, especialmente en un entorno grupal. Descubrirá que una vez que los estudiantes comienzan a generar observaciones e ideas sobre un objeto, es difícil hacer que se detengan. Esto se debe a que mirar cuidadosamente algo e intentar discernir sus características es una forma de cognición con un circuito de retroalimentación intrínsecamente gratificante. Cuanto más miras, más ves; cuanto más ves, más interesante se vuelve el objeto. Además, examinar objetos directamente, ya sea visualmente, tácticamente o audiblemente, es algo que la mayoría de los estudiantes pueden hacer. Independientemente de los conocimientos previos, el estilo de aprendizaje o las habilidades, casi todos los estudiantes pueden notar las características de un objeto, hacer preguntas al respecto y generar ideas y conexiones. Las respuestas de los estudiantes pueden diferir, pero estas diferencias contribuyen a la conversación en lugar de restarle valor.

hqdefault

Principios para guiar la discusión centrada en objetos

Aprovechar el poder de los objetos para alentar el pensamiento de los estudiantes requiere un enfoque deliberado pero no necesariamente complicado. Tenga en cuenta dos principios importantes. Comience con las observaciones de los alumnos Siempre comience una investigación centrada en objetos alentando a los estudiantes a mirar de cerca y directamente al objeto y hacer observaciones extensas. Mantenga el objeto en el centro de atención y, a medida que los alumnos comiencen a pensar de manera más expansiva sobre ideas y preguntas relacionadas, aliéntelos a referirse continuamente a sus observaciones como evidencia. Comenzar con las propias observaciones de los alumnos es más que un detalle; Es una buena teoría de aprendizaje. Muchos teóricos del aprendizaje creen que el aprendizaje ocurre mejor cuando las personas construyen nuevos conocimientos al desarrollar activamente sus propias ideas e impresiones. Esta visión constructivista contrasta con la opinión de que el aprendizaje es simplemente una cuestión de absorción de información. El aprendizaje centrado en objetos se alinea bien con un punto de vista constructivista porque los estudiantes pueden experimentar directamente los objetos a través de los sentidos. Hacerlo lleva a los estudiantes a generar sus propias impresiones y, por lo tanto, les proporciona una base para desarrollar nuevos conocimientos. Esto se conecta con la enseñanza del pensamiento porque una de las principales formas en que las personas se basan en sus propias impresiones es pensando en ellas, por ejemplo, sondeándolas y reflexionando sobre ellas, extendiéndolas a propósito y utilizándolas como base para hacer preguntas y construir interpretaciones.

Fomentar el pensamiento expansivo

Ayude a los estudiantes a descubrir la complejidad de un objeto alentándolos a pensar de manera expansiva al respecto. Una vez que los alumnos hayan hecho una serie de observaciones, hágales preguntas o participe en actividades que explícitamente requieran que se basen en esas observaciones de una manera centrada en el pensamiento. Por ejemplo, aliente a los estudiantes a derivar preguntas de sus observaciones y a formar interpretaciones basadas en evidencia y juicios razonados. Explíqueles explícitamente que exploren diferentes puntos de vista y busquen conexiones, grandes ideas y temas generales.

Poner a prueba

La mejor manera de explorar el potencial de enseñar a pensar a través de objetos es simplemente elegir un objeto y probarlo con los estudiantes. Un teléfono celular, una zapatilla para correr, una colcha, una pluma estilográfica: todos estos objetos pueden sorprenderlo con las ventanas que se abren sobre las fuerzas que dan forma a nuestro mundo. Naturalmente, querrás usar un objeto relacionado con un tema o materia que estás enseñando. Pero parte del poder de los objetos es su capacidad para conectarse ampliamente con una variedad sorprendentemente amplia de temas, y aunque esto puede sonar contrario a la buena planificación de la lección, es mejor no hacer una correspondencia estrecha y precisa entre un objeto y el contenido que está enseñando. Descubrir la amplitud temática de un objeto es parte del punto del aprendizaje centrado en el objeto. Una correspondencia uno a uno entre un objeto y un tema curricular específico no necesariamente conduce a una mejor discusión. Tampoco es importante que los estudiantes tengan conocimientos previos sobre el objeto antes de mirarlo, aunque pueden optar por buscar dicha información como resultado de la investigación. De hecho, es mejor resistirse a proporcionar información extensa antes de que los estudiantes hayan tenido la oportunidad de considerar el objeto por sí mismos, porque la información de carga anticipada a menudo impide que las personas hagan sus propias observaciones. Si desea dar una estructura más estructurada a una conversación centrada en objetos, intente usar la rutina de ver, pensar y maravillarse que Ron Ritchhart y David Perkins describen en su artículo en este número de Liderazgo educativo (p. 59). Esta rutina proporciona un marco excelente para una rica discusión sobre un objeto. Se pueden encontrar otros recursos para estructurar la discusión, e ideas para documentar el pensamiento de los estudiantes y hacerlo visible, en los sitios web de Visible Thinking del Proyecto Cero (www.pz.harvard.edu/vt) y Artful Thinking (www.pz.harvard .edu / at) programas. ¿Qué tipo de objetos funcionan mejor? Puede comenzar con casi cualquier objeto hecho por el hombre creado con un propósito en mente.  

Otros objetos, desde instrumentos científicos hasta artículos para el hogar, pueden ser igualmente evocadores. Pinturas, esculturas, fotografías y otras obras de arte son objetos de investigación especialmente ricos. Muchas de las ideas discutidas aquí se originaron con el programa Artful Thinking, que enseña a pensar a través del arte. Hay muchas razones por las cuales los estudiantes deben aprender a pensar hábilmente: para que puedan tomar decisiones reflexivas en la vida, resolver problemas creativamente, y comprender y analizar el conocimiento en y a través de las disciplinas. Para hacer bien alguna de estas cosas, los estudiantes deben ser expertos en pensar las cosas por sí mismos. Los objetos brindan una invitación irresistible: la enseñanza a través de objetos ayuda a los estudiantes a aprender a pensar las cosas descubriendo el poder de pensar en las cosas.

Author’s note: Ivan Gaskell, Laurel Ulrich

www.matisse.edu.pe

 

 

 

Estándar